Make your own free website on Tripod.com

Nepotismo Bolivariano

Principal   En El Universal    Cosas de Julián   El Articulista   Contact

 

Principal
DIARIO 2001
Comunismo y Gerundio
¡Plomo al hampa! Bolivariano
O comunismo o libertad
La Noche que mataron a Brito
Hijos de la Cuarta República
Se van las Colombianas
Lombrosianos y Política
Urosa y cierto comunista
La Operacion Chávez Abarca
Ramírez y Leocenis García
Abogados:Nada que Celebrar
Franklin Brito
Justicia de gorgojo
Magnicidios y Magnicidas
Juridificación Política
Las Milicias, salvarán la Patria
Las Odiosas Comparaciones
Tribunal Supremo de Justicia
A quien no voy en el Mundial
Alvarez Paz
Presidentes Bandoleros y Alcaldes
La Totonataria
Al Sr.Jorge Rodriguez
La Contrarrevolucionaria Arepa
Una Victoria de Butifarra
Duro de Matar
Tronas y Megatronas
El Rey de Tonga
Pagar Viudez
Papa (bolivariano) Habemus
Abogados:Poco que celebrar
Matar Gatos
El Propio Ministerio
La Cruzada de los Abogados
La Narcocomputadora
Circo, enanos y payasos
Mas Secesionista será Usted
La Plancha Salvadora
Prohibida la palabra Loco
La Maleta de Pandora
¿ Loco?
Estimado Juan Carlos II
Su hallaca en Miraflores
Horror Gamberro
En"El Universal"
En "La Razón"
En "El Nacional"
Cañón corto
Desempatarse
El Pimentón
Incensurable
La cadena
La partida
Llegar a Viejo
Llegar a Vieja
Pensando en Exiliarme
El Articulista
CONTACTO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El       nepotismo es el racismo en su expresión más regresiva . . .


 

El nepotismo es el racismo en su expresión más regresiva. El sectarismo, desdeña los valores de probidad, eficiencia y méritos, que en tales circunstancias se colocan por debajo de la incondicionalidad o lealtad perruna. Todavía más primitivo que el sectarismo, es el nepotismo porque este último presume una supuesta identidad cromosómica, que hará que el subalterno actúe y piense, como lo haría el mandamás, siempre infalible. Aparte de todo en esto subyace la fruición por el vil metal. Una reminiscencia de la vieja agnatio o familia extendida romana, que consideraba toda la acumulación de fortuna, como parte de un mismo patrimonio. O de un solo pote, porque Caracas no es Roma y las cosas tenemos que llamarlas por su nombre.  

Un gobernante o un burócrata es nepótico, porque desea erradicar toda posibilidad de disidencia. Ni siquiera el más mínimo debate. Se obedece sin chistar, y ya.  

 

Días atrás, se volvió a plantear este problema. Ocurrió con motivo de una información de Bocaranda relacionada con la televisora del Estado. Pero lo de siempre. Los aludidos argumentaron, se defendieron, contraatacaron y acudieron a la Fiscalía. Lástima que el propio titular del Ministerio Público haya sido cuestionado por incurrir en prácticas similares a las denunciadas.

Más allá del caso específico referido por el citado periodista, este flagelo debe examinarse en su conjunto. Hay nepotismo en Venezuela. Se practica con furor, con desmesura. Incluso, podría hablarse de comezón nepótica. Cabello, Chacón y Chávez, con sus respectivas parentelas, son apellidos que se suceden una y otra vez, en la administración pública. Ni siquiera en tiempos de los Monagas o del llamado Benemérito, el fenómeno había alcanzado las cotas de escándalo, que ha alcanzado en Barinas donde la familia del jefe de Estado hace y deshace al extremo que ha nombrado a un pariente con funciones de canciller pueblerino. Por si quedase algo por ver, ahora, que el próximo 15 de agosto es inminente la salida de Presidente, es casi un hecho cumplido la colocación de Adán Chávez, para que como Vicepresidente, cubra la vacante dejada por su hermano.

Sea como sea, la campaña por el revocatorio se calienta. Surgirán denuncias similares a la que ha irritado tanto a la plana mayor del canal del Estado, por lo que las correspondientes réplicas, tampoco se harán esperar. A saber:

Desmentidos bolivarianos. “Quiero denunciar la sospechosa sincronización de las denuncias por presunto nepotismo. Una nueva treta de los oligarcas de los medios de comunicación, que buscan horadar la imagen de los abnegados servidores públicos, vaya usted a saber a nombre de qué intereses inconfesables. Por ello, me he sentido obligado a responder las insidiosas insinuaciones, en la certeza de que de esta manera no solo estaré defendiendo mi honra, sino la tradición familiar que comenzó cuando mi padre era jefe civil de Loma Mocha y me nombró secretario de la jefatura, cargo que ejercí en medio de los recreos de la escuela de la citada localidad".

La prensa venezolana, en lugar de cumplir con el legítimo papel en toda sociedad democrática que es publicar, crucigramas, los pronósticos del tiempo, horóscopos y el resultado de las loterías, insiste en tratarnos como si fuésemos unos malandros. La otra noche, después de leer un reportaje en el que se me hacían acusaciones irresponsables en tal sentido, le comenté a mi jefe de gabinete: “Querida ¿por qué me hacen eso?” Pero ella apenas respondió. Se limitó a voltear para el otro lado y siguió durmiendo, evidentemente consternada.

Estas acusaciones de nepotismo son tan fáciles de responder que podría hacerlo mi secretario de prensa, Camachito, casado con mi hermana, Tiburcia. Pero lo voy a hacer por mí mismo.

El nepotismo es tan antiguo como el mundo. Existe desde los tiempos bíblicos y está en el origen mismo del cristianismo. Cuando Dios, quiso mandar un salvador para la tierra ¿A quién escogió? ¿Ah?  ¡A su hijo!

Aparte de todo vivimos una sociedad que otorga el más alto valor a los sentimientos de la familia. Enaltecemos al buen padre, al buen hijo, al buen marido –y al buen cuñado, como me lo acaba de recordar Camachito que tengo sentado a mi lado.

Nepotismo viene del latín “nepote”, sobrino, y se refiere a las ventajas usufructuadas por los sobrinos de un Papa o de un cardenal, en la vieja Roma. Una corte eclesiástica dominada por los nepotes, era evidentemente corrupta. Entonces ¿Cuál es el paralelo posible con lo que acontece actualmente en la República Bolivariana? Fantasías de los editores, resentimiento de los articulistas ¡Exijo pruebas! Reto a cualquier periodista a que encuentre aunque sea un solo sobrino de papa o de cardenal entre mis colaboradores. Calumnias. Falsedades ¡Demando retractación!”

 


© 2004 Derechos Reservados - Dr. Omar Estacio