Make your own free website on Tripod.com

Los Contravalores Forajidos

Principal   En El Universal    Cosas de Julián   El Articulista   Contact

 

Principal
DIARIO 2001
Comunismo y Gerundio
¡Plomo al hampa! Bolivariano
O comunismo o libertad
La Noche que mataron a Brito
Hijos de la Cuarta República
Se van las Colombianas
Lombrosianos y Política
Urosa y cierto comunista
La Operacion Chávez Abarca
Ramírez y Leocenis García
Abogados:Nada que Celebrar
Franklin Brito
Justicia de gorgojo
Magnicidios y Magnicidas
Juridificación Política
Las Milicias, salvarán la Patria
Las Odiosas Comparaciones
Tribunal Supremo de Justicia
A quien no voy en el Mundial
Alvarez Paz
Presidentes Bandoleros y Alcaldes
La Totonataria
Al Sr.Jorge Rodriguez
La Contrarrevolucionaria Arepa
Una Victoria de Butifarra
Duro de Matar
Tronas y Megatronas
El Rey de Tonga
Pagar Viudez
Papa (bolivariano) Habemus
Abogados:Poco que celebrar
Matar Gatos
El Propio Ministerio
La Cruzada de los Abogados
La Narcocomputadora
Circo, enanos y payasos
Mas Secesionista será Usted
La Plancha Salvadora
Prohibida la palabra Loco
La Maleta de Pandora
¿ Loco?
Estimado Juan Carlos II
Su hallaca en Miraflores
Horror Gamberro
En"El Universal"
En "La Razón"
En "El Nacional"
Cañón corto
Desempatarse
El Pimentón
Incensurable
La cadena
La partida
Llegar a Viejo
Llegar a Vieja
Pensando en Exiliarme
El Articulista
CONTACTO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ni siquiera el malhechor más brutal, toma venganza en un hijo, en la pareja o en un familiar inocente de su enemigo . . .


 

 

  No hablar mal de las damas ni de los ausentes, lo que en este último caso incluye respetar los difuntos. No golpear o abusar del más débil, patear al caído, ni mofarse de la desgracia ajena. "¡En cayapa, no!" es también código no escrito de la caballería andante criolla que rige, aun, en las reyertas callejeras más vulgares, tal como lo reivindicó alguna vez Augusto Mijares en uno de sus atinados ensayos. A las mujeres ni con el pétalo de una rosa, menos todavía a los niños o a los ancianos. Ni siquiera el malhechor más brutal, incluida la subespecie del azote de barrio, toma venganza en un hijo, en la pareja o en un familiar inocente de su enemigo.

Son valores que por siglos, han adornado el gentilicio.

 

Por supuesto, salvo que a usted le importe un rábano cargar con el sambenito de cobarde o que sea un practicante de los contravalores que intenta inculcarnos, eso que hemos dado en llamar con benevolencia excesiva, la Revolución Forajida.
 
El sacerdote Piñango, ha sido asesinado en unas circunstancias que reclamaban de las autoridades una actuación seria, imparcial, ponderada, de modo de transmitir credibilidad. Pero he aquí que el Fiscal General, en diversas intervenciones ante los medios, ha violado la reserva legal que rige toda etapa de investigación y lo que es todavía peor, ha ofrecido con mal disimulada complacencia, los detalles más salaciosos del suceso.

 ¿A qué se debe, que lo que pudo haber sido una torpeza, en la menos grave de las hipótesis, de sólo un funcionario, se convirtió en coro gobiernero, al tenor de sucesivas manifestaciones del Vicepresidente, de parlamentarios del MVR y de diversos moderadores y entrevistados a través del canal de televisión del Estado?
 
Hay quien habla de una orden superior. Pero al cronista le consta, que determinada calaña no necesita órdenes "de arriba", cuando compite por el galardón de adular, de arrodillarse, pero sobre todo, de anticipar mejor los contravalores del jefe sin esperar, ni siquiera, que éste se digne abrir la boca.
 
Total, lo de siempre. Un Ministerio Público, poco profesional, incapaz de transmitir un milímetro de confiabilidad. Una actuación policial contaminada por quien se supone su garante y un río revuelto del cual el oficialismo pretende sacar la pesca del descrédito de la Iglesia.
 
Las causas de la muerte del reverendo Jorge Piñango, cualquiera que sean, no  moverán ni un ápice la fe de los venezolanos. Al contrario. Todo este drama nos obligará a creer más, perseverar más, pero sobre todo, a convencernos más que la Revolución Forajida es incapaz de cualquier propósito de enmienda.
 
Séneca decía que cuando la noche está más oscura, es porque va a amanecer. Cuando despunte el alba, los venezolanos, en particular los cristianos, estaremos en la obligación de procurar la reconciliación del país. A colaborar en el encuentro de un justo medio, entre la conmiseración y el perdón por una parte, pero por la otra, el castigo para quienes desde el alto gobierno han cometido y propiciado los delitos más graves.

 


© 2006 Derechos Reservados - Dr. Omar Estacio